viernes, 10 de diciembre de 2010

Va de reseñas: Graffiti Girl

En vista de que en El Nombre del Viento se me está atascando en la mesilla de noche, por el camino voy leyendo libros más ligeritos. El que hoy os traigo os hará poneros las sudaderas, los pantalones “cagaos” y coger un bote de spray para hacer un poco de vandalismo por la blogosfera….

Hoy os traigo Graffiti Girl, de Kelly Parra


Sinopsis (traducida por mí):
El arte del graffiti. Es audaz. Es emocionante.
Y puede meter a una chica en graves problemas....
Criada por su madre soltera (que siempre sale con el tipo de hombre equivocado) en un conflictivo barrio de California, Angel Rodríguez es una testaruda e independiente joven que canaliza sus esperanzas y sueños en el futuro de sus pinturas. Pero cuando su participación en un mural comunitario se va a pique, se le rompe el corazón.
Incluso con el artista ganador, Nathan Ramos - una estrella de atletismo y su secreto flechazo- mostrando un repentino interés en ella y su arte, Angel está enojada y herida.
Está decidida a encontrar su lugar en el mundo del arte, a su manera.
Es entonces cuando Miguel Badalin -del famoso grupo de graffiti Reyes Del Norte- le abre los ojos al mundo underground de las marcas grafiteras y las guerras entre bandas callejeras.
Angel está impresionada por el excepcional trabajo de este chico malo, y se descubre presa de su peligroso encanto. Pronto se rodea del equipo de Miguel, llevando sus habilidades al límite y comenzando a emerger como la artista que siempre soñó que podría ser.
Sin embargo, Nathan y Miguel son acérrimos enemigos con un pasado común, y elegir entre ellos y sus muy diferentes enfoques sobre el estilo de vida y el arte provocan Angel tenga que decidir qué es lo que más importa, antes de que la artista que lleva dentro pueda ser verdaderamente libre.

Crítica:
Me animé a comprar este libro porque hice un reportaje para él en Juvenil Romántica (traduciendo el primer capitulo y presentándolo como el JR extranjero de la semana, que por si no lo sabéis es algo que hago de vez en cuando). Su “parecido” a Química Perfecta y sus buenas criticas me impulsaron a comprarlo en Bookie.
Y no es que me haya decepcionado en sí. De hecho, la autora me ha sorprendido gratamente sabiendo plasmar un ambiente de instituto con precisión, explorando las mejores estrategias para causar impacto (sin perder el realismo). Hay traiciones, inseguridades, peleas, disgustos… ¡y sin caer en los tópicos!
También he de nombrar especialmente la evolución de Angel en cuanto a su arte. Cualquier persona que sea buena en algo - escribir, pintar, bailar…- sabe el esfuerzo que requiere perfeccionar la técnica, el sufrimiento que conlleva la falta de aceptación o reconocimiento por parte del entorno. Kelly Parra, en definitiva, ha usado una novela para reflejar todo eso, sin perder el ritmo acelerado en una historia que yo –personalmente- no pude dejar de leer hasta el final.
En definitiva: ha hecho una buena mezcla entre la seriedad el tema que trata, y el universo adolescente (que a mí siempre me encanta leer). Tiene una buena moraleja, y es un estilo de literatura muy preciso.

Sin embargo, mi conclusión cuando lo cerré anoche tras un par de horas de lectura frenética fue: se queda corto.
Con lo bien que se le da a la autora escribir sobre este tipo de cosas, ¿por qué no lo alargó? ¿Por qué nos deja la historia de amor descolgada sin que haya pasado algo realmente excitante, salvo cuatro besuqueos? ¿Por qué se conformó con sus breves 245 páginas? ¿Por qué no me dio más capítulos para seguir disfrutando como lo estuve haciendo desde el principio?
No sé la repuesta, pero tengo claro que si esta novela hubiese sido alargada y hubiese aprovechado de verdad el recurso amoroso, habría sido mil veces mejor.

Por este motivo, a menos que seas un fanático del graffiti, no la voy a recomendar con especial pasión. Ya he dicho que la novela es verdaderamente buena, y también intensa, pero le faltan bastantes páginas para convertirla en “especial”.

1 comentario:

Mientras Lees dijo...

Parece bastante ligerito y entretenido :) además, seguro que para practicar el idioma es genial! Lo apunto en la lista eterna.

Un beso enorme :3

-Da-