lunes, 30 de agosto de 2010

Nueva sección: ¡Pánico, cliché a bordo!

Yo, Lucía, me siento en plenas facultades mentales para presentar mi pequeña nueva sección :D

No tendrá una fecha de aparición, ni un salario, y ni siquiera sé si lograré que sea tan cómica como espero, pero yo –ante todo- apuesto por la estupidez de esta la que escribe.

En esta sección hablaré de esos pequeños y no tan pequeños detalles que los escritores solemos reproducir sin dudar porque creemos que son ideas fantásticas aunque en realidad no lo son.

No tengo autoridad para dar consejos como escritora, pero sí como lectora. Lectora que pone cara de pánico cuando ve que una novela de alto standing, se pierde en uno de éstos. Así que esto haré: preparar la madera de la hoguera y despachar a gusto los clichés que ante mis ojos pasen.


Y comienza así:



Cliché: frase, expresión, acción o idea que ha sido usada en exceso, hasta el punto en que pierde la fuerza o novedad pretendida.

Literariamente --- trampa mortal en la que los escritores quedan atrapados, uno detrás de otro, y que consiste en caer en lo obvio.


Cliché 1: Los protagonistas masculinos están todos buenísimos.

En una novela encontrareis a una protagonista –en el fondo muy guapa pero humilde y que no declara abiertamente lo bella que es aunque todo el mundo lo sabe-.

Su alter ego será una rubia estúpida a la que la gente admira a pesar de que es mortalmente insufrible. Tendrá mucho dinero, o sino poder (aunque todos sabemos que no lo merece).

Y también está ella, la amiga tímida, que siempre es fea. Y si no es fea lleva gafas o es bajita.


Pero aunque la protagonista sea discretamente guapa, el héroe es siempre un cañonazo (si te vas a las novelas RA, es un cañonazo y tiene un cañonazo, eso seguro).

El héroe es alto –en algún punto de la novela siempre se dice cuán alto en comparación con la chica, para que nos imaginemos mejor cómo es cuando se besan-.

El héroe tiene un cuerpo atlético pero sin excederse, porque alardea pero en realidad no va al gimnasio. Tampoco hace dieta, pero su abdomen es liso y duro. Su piel es suave, sin imperfecciones (o como mucho, una cicatriz que lo hace mucho mucho más sexy).

El héroe tendrá el pelo un poco largo, en plan desenfadado, o lo tendrá rapado (porque es de conocimiento general que un hombre no puede llevar el pelo de otra forma).

El protagonista, además, no tiene amigos que se declaren feos. Son todos estupendos –inciso: la chica sí puede tener un mejor amigo de toda la vida que sea feillo-.

El chico es listo, y tiene siempre la frase perfecta en los labios. Y sus ojos, ¡ah! los ojos del héroe son maravillosos. De todos los colores, pero nunca marrón (y si es marrón nunca dirá que es marrón, dirá ámbar, ébano o miel).

Marrón= vulgar.

El héroe siempre tiene algo en los ojos, pero no es conjuntivitis precisamente.


Y a mí no me parece mal que él héroe sea un buenorro y la prota más discreta, pero si eres escritor y en la grandísima descripción en la que aparece “nuestro hombre” has puesto alguna de estas cosas, revísalo.

Creo que las cosas que se insinúan son mejores que las que se dicen, y si tienes que decir que tu héroe es alto, guapo y atlético, es que en realidad no lo es.


Se quemaron en la hoguera de este cliché: la Hermandad de la Daga Negra (o hermandad de los hombres guapos y fornidos)

Se salvaron: Harry Potter (porque todos son feillos, menos Cedric Diggory).



Cliché 2: La protagonista es muy lista según el autor, pero a mi me parece bastante incompetente.

Si la narración es en primera persona y la protagonista una mujer, cuidado con este cliché maldito. Porque a nadie le gusta que su heroína sea tonta, una editorial no publicaría la historia de una tonta. No, la prota es lista, astuta, honorable y buena (aunque también sabe ser picante y contestona cuando quiere).

Pero una vez te esfuerzas por dejar todo eso claro ¿por qué al lector le parece tonta?


Una de las razones es esta: cómo no quieres desvelar la trama al lector, la protagonista no debe saber que está pasando a sus espaldas. Pero como quieres que sea súper lista, haces que capte pistas sutiles de algo que va mal.

Y el cliché se hace trampa cuando después de trescientas señales, frases de doble sentido, pistas que se encuentran, ruidos raros, gente que la espía y miradas de recelo, la protagonista sigue sin captar nada (porque todo se desvela al final, claro…)

Muy bien, entonces tenemos a un lector hasta las narices de la protagonista, porque ha visto y contado todas esas señales, pistas, miradas y ruidos que la protagonista pasa por alto.

Si tu heroína se da cuenta de que algo va mal pero no hace nada para remediarlo, no es lista, es tonta.


Otra razón por la que las heroínas se transforman en ineptas es que:


1-Casi no cometen errores (porque son muy listas) o cometen demasiados (porque las victimas, gustan)
2-Saben que no deben hacer algo, su conciencia les dice que no lo hagan, pero ellas, lo hacen.

¿O suena esto?: ¡oh! Ese chico es malo, seguro, me da mala espina; pero es tan guapo, que… sí, mejor voy a espiarle todo el día hasta lograr que mi vida se una irrevocablemente a la suya aunque siga creyendo durante las proximas trescientas páginas que es un peligro publico.

¿Y el “me-das-miedo-pero-a-la-vez-no-puedo-separarme-de-ti”?

Tu mamá estaría muy enfada si te viese, querida. Si algo da miedo, huyes. Y si en el fondo eres una pervertida que pierde la cabeza porque el protagonista está buenísimo y tiene una abdomen liso y duro, dilo y punto. ¡No me marees!


Se quemaron en la hoguera de este cliché: La Orden de la Academia Spence, Crepúsculo, Hush, Hush.

Se salvaron: la saga de los Juegos del Hambre, Tres metros sobre el cielo.



Cliché 3: Pregúntale al Consejo.

En toda novela que se precie hay un Consejo (el Gran Consejo, con sus consejeros, pero sin secretarias). O hay una Hermandad, o una Orden.

Puede haber un Circulo (pero nunca un Cuadrado, porque las esquinas son un incordio) o una Fraternidad. Ah, también hay Cortes, lo olvidaba.

Y me pregunto yo ¿por qué no buscamos en la RAE otras palabras que nos sirvan para designar grupos secretos de gente reunida?

Ejemplos: Concilio, Club, Reunión, Cónclave, Junta, Asamblea, Cámara…

¿Por qué no usar uno de éstos en lugar de recurrir directamente a una “palabra inventada pero que parece asiática y que designa a una sociedad secreta”, como los Raskhana?

Además todos ellos tienen un tatuaje, un colgante o una cicatriz que les reconoce como miembros.

¿Por qué no tienen un carnet, como todo el mundo?


Se quemaron en la hoguera de este cliché: otra vez la Hermandad de la Daga Negra, Graceling (y su “Consejo secreto”, literalmente).

Se salvaron: Eón (y sus Ojos de Dragón).



Y hasta aquí llego la entrada de hoy.

Tengo muchísimos clichés en el baúl, algunos incluso más obvios, otros tan escondidos que no los pensareis hasta que yo os los diga. Pero tranquilos, tomemos esto como un ejercicio de aprendizaje y risas.

Porque aunque me guste criticar, todos sabéis lo hago desde el cariño.

Porque sí, yo también creé un Consejo de mandamás, mi protagonista a veces parece tonta, y mi héroe siempre está bueno.

9 comentarios:

Rocío Muñoz (Darkmoon) dijo...

Jajajajaja me encanta la nueva sección. Lo que me he podido reir con los clichés.

A mi me gusta el que chico prota sea guapo, lo que no me parece justo es que te exageren tanto su belleza que llegue a parecer inaccesible (con abdominales marcadísimos o una nariz griega y perfecta) ¬¬ pocos tíos hay así, y si los hay... que alguien me diga dónde. xDDD

Los de los ojos del chico: se utiliza mucho el recuerso de los ojos azules o verdes.

Una cosa importante... todos los macho-men de la RA huelen a azmizcle o algo parecido. Yo he llegado a encontrar una novela en la que el prota olía a cuero, cigarrillos y azmizcle XDDD

La mejor amiga más normalita que la prota, es otra en la frente.Y el hecho de que la antagonista sea rubia es un tópico típico. Siempre tiene un rostro angelical tras el cual se esconde la mala malosa :P

La prota que no se da cuenta de nada o es así de despistada o está dormida. Porque por muy bien que los de tu alrededor te oculten las cosas... algo raro te hueles. Y si no, problema para ti. Yo a Bella en Crepúsculo no la considero "lista que luego resulta tonta". Creo que es inteligente y responsable, pero inmadura en lo que al amor se refiere. Y como es inmadura exagera e idealiza más los rasgos de Edward. He visto gente super inteligente que cuando se enamoran pierden un poquito la cabeza... xD

Lo del consejo, más de lo mismo. ¿Nadie tiene una abuela a la que preguntarle las dudas? ¿Siempre hay que recurrir a encapuchados, tatuados o gente rara que te dice: ¨no podemos hablar aquí, reúnete conmigo el sábado en la calle MOMO xD?

Un besito Lucía :D

Lucía R. Gayo dijo...

jajaja, que buen comentario cielo!! lo de los olores, genial :D creo que lo nombraré en cliches futuros y te lo dedicaré!!

y si, muchas se vuelven idiotas al enamorarse ne la realidad, pero ¿por qué cometen el mismo error en la ficción? Yo quiero a Bella, ereo te juro que al final de la saga le tenía muchisima mania XD

Y me pregunto yo ¿si al heroe le ensalzan tanto, por qué no hacen lo mismo con ella?
Supongo que no molaria tanto... jejejeje

Sophie dijo...

Bueno, de estos clichés, en mi caso en particular -porque de otros libros no voy a hablar, sería hoooooooooras-, caigo en el cliché de "tetengomiedoperoigua..."
Y bueno, tendré que hacer algo.

Con respecto a los protagonistas masculinos, trato encarecidamente de no decir directamente si son "agradables de mirar"(?) o no... y si lo hago, qe sea a través de otro personaje, no el principal, y que no se insista mucho con el tema. No sé, ese cliché en especial lo detesto xD

Sobre los personajes femeninos... intento no hacerlos así, pero no puedo evitar que sean sarcásticas. En realidad, casi todos mis personajes son sarcásticos porque yo misma soy sarcasmo con patas.
Pero bueno, hay que tomar el ejemplo a no-seguir de Bella e intentar desviar a las protagonistas de ese camino.

Sobre el Consejo, siempre me gustó esa palabra xD

Me gusta mucho esta nueva sección ^^
Qué viene? triángulos? los malos? las relaciones "sólo quiero protegerte"?
Muero de ganas de leer más :)

Besos, alegre criaturilla del país de las maravillas(?)

Noelia A. dijo...

jua, una entrada estupenda, dios, lo que me he reido!! ademas muy ilustrativa, tomo nota de todoooooo jajajaja

besotes guapa!

Olga Lunera dijo...

Me encanta esta nueva sección, hay veces que te encuentras las mismas palabras en dos libros diferentes¡¡¡
Desde luego esta sección va a dar mucho juego.
Bss

Lucía R. Gayo dijo...

ay chicas, muchas gracias ^^ me alegro de que os guste mi nueva sección!! anoche ya estuve pensando en clichés que serán mis proximas victimas, jejeje

iischy dijo...

jajajja muy buena entraaada jajaja xDDD y tienes razon esos son cliches que uno ve en cualkier tienda de libros.. pero no por eso uno los odia jaja...
saludos! ^^

Hesly dijo...

Hahaha me he echado las risas y nunca me había parado a pensarlo así, hombre, siempre parece como ¡Oh, un cañonazo! ¡Pero que malote! ¡Me gusta! Pero al final acabas pasando de eso. Me ha encantado la sección, esperaré que escribas má jaja :D

Blue dijo...

Me encanta ésta sección, chapó!

Realmente tienes razón en estos clichés, aunque tengo que reconocer que yo soy la primera que he hecho los protas guapos jajajaja

Creo que estamos en un punto que ya todo es bastante tópico. Si la prota es morena, lo típico es que la antagonista sea rubia, pero tamibén es tópico que la prota sea rubia y la anta morena (los libros de la Casa de la Noche, por ejemplo)

Y lo de la amgia, bueno, yo he leído libros en que la prota era la fea que se sentía eclipsada por la mejor amiga guapísima.

Una de las protas que me cayó bien des del principio es la de Condena. Ella misma es consciente de que es una torpe, pero me encanta el sarcasmo que gasta jajaja.

Te sigo*