jueves, 15 de marzo de 2012

Va de reseñas: Cinder

Si creíais que ya estaba todo dicho, escrito, contado y filmado sobre los cuentos clásicos, os equivocabais.
Y si creíais que las princesas tenía la piel fina y delicada, y que no podrían sobrevivir sin un valiente príncipe a su lado, también.

Cinder, de Marissa Meyer


SINOPSIS:

Bienvenidos a Nueva Pekín, metrópoli central de un mundo futuro donde humanos, ciborgs y androides coexisten en precaria convivencia, amenazados todos por una extraña y caprichosa plaga mortal para la que los científicos no encuentran cura.

Esa es la ciudad en la que vive Linh Cinder o, simplemente, Cinder, una ciborg que, por serlo, es odiada y despreciada por todos, y sobre todos, por Adri, su madrastra, cuyo amor y respeto jamás ha tenido a pesar de que gracias al trabajo de Cinder ella y sus dos hijas, Pearl y Peony, pueden salir adelante y aparentar más de lo que son. Aunque no todo son malas noticias: Peony es su mejor amiga. Su mejor amiga humana.

Sabe que no lo logrará, pero no deja de alimentar la esperanza, que sabe vana, de ganarse el favor de su familia y de ir, ¿por qué no?, al baile real que cada año se celebra en Palacio. Pero es el cuento de nunca acabar porque Adri, que no deja de prometerle lo mejor para cuando acabe lo que sea que tiene que hacer, siempre le tiene guardada una tarea nueva, que arregle el levitador o cualquier otro cachivache.

Porque Cinder es la mejor mecánica de Nueva Pekín, y tan grande es su fama que el mismísimo Príncipe Kaito, heredero de la Comunidad Oriental, ha acudido a su cuchitril en el mercado para confiarle el arreglo de su androide. «Contiene información confidencial y es una cuestión de seguridad nacional que la recupere… antes de que lo haga otra persona», le explica.

Vale, Cinder es una ciborg pero no es de piedra, y ese príncipe se demuestra capaz de alterar todos sus circuitos. Pero se cierne sobre ella, sobre ellos, una amenaza más grave que el enamoramiento: la de una fuerza procedente del espacio exterior que aguarda el momento adecuado para atacar la tierra.

CRÍTICA:

No sé cómo de actualizados estáis sobre los retellings en la literatura, pero seguro que no os descubro nada nuevo si os digo que en costas extranjeras (y en éstas también, para qué negarlo) se llevan mucho.

Tanto si sois de los que tenéis prejuicios sobre este tipo de novelas como si no, Cinder es una obra que os va a gustar. Y es que aunque basarse en una historia ya existente aparentemente vaya a restarle "gracia" al asunto, si por algo brilla la novedad de este mes de Montena es por su originalidad.

Y es que Cinder, además de inolvidable, resulta una novela que va
hipnotizando al lector.


Primero, por su ambientación, que resulta impactante de principio a fin. El tono futurista, poco explorado en la literatura juvenil (si no es para distopias) resulta muy visual y novedoso. La terminología "tecnológica" pone rapidamente al lector en sintonía con la historia.

Después, te hiptoniza la trama, los misterios, la política de Nueva Pekín. Es un argumento que va incrementando la tensión poco a poco, haciendo que lo que podía ser un retelling sencillo sobre Cenicienta, se transforme en una trama compleja con traiciones, secretos y muchos cabos que el lector tendrá que ir atando.
Las escenas de acción no abundan, pero sí aquellas que son dramáticas y conmovedoras, de ésas que no dejan indiferente a nadie.

Y por si no fuera suficiente con la ambientación y la trama, Cinder enamora al lector con sus personajes. Cada uno aporta su granito de arena, pero la indiscutible ganadora es la protagonista, una heroína perfecta.
Diferente, valiente y con una pizca de inseguridad, nuestra robótica amiga sufrirá en primera persona las injusticias de una "madrastra" a la que el lector tendrá ganas de electrocutar mientras descubre el origen del mal que está azotando Nueva Pekin.

El estilo es impecable, y es que si algo caracteriza a Marissa es su capacidad para equilibrar las frías descripciones del entorno, con los diálogos humorísticos y la profundidad de los sentimientos de los personajes.

Los dos únicos puntos débiles que le veo son: por una parte que el final (o más bien un dato que se descubre al final) es algo predecible, y que la relación entre el príncipe y Cinder podría haberse explorado un poco más... ¿o tal vez en este punto lo que me traicionan son mis ganas por leer más sobre estos tortolitos..? :)

Por mi parte me quedo con que es una buenísima lectura, con un estilo muy cuidado y un argumento llamativo situado en un entorno bastante original. Los guiños al cuento de la Cenicienta son sólo anecdotas dentro de una historia plagada de emoción e intensidad.

Este marzo Montena nos trae una novela para remover el interior de los corazones más fríos.

3 comentarios:

Mientras Lees dijo...

¡Estoy totalmente de acuerdo contigo, guapa! Me ha encantado, del principio al final. Fue una lectura encantadora, una experiencia muy gratificante. Lo recomiendo mucho :)

¡Un beso enorme!

-Kanon!

Shorby dijo...

Ooooohhh... tengo muchas de leerlo =)

Besotes

María dijo...

Un libro que no deja de sorprender, a mí también me ha encantado, sobre todo por original y por como, aunque haya detallitos que recuerden a Cenicienta, rompe con el cuento clásico ^^

Un besito