lunes, 19 de septiembre de 2011

Va de reseñas: Tempus Fugit

Escéptica estaba yo antes de leer esta novela. Y es que aunque las distopías como género me gustan, me las tengo que creer de verdad para que no me hagan enarcar una ceja.
En este aspecto -y en un lado oscuro de mi persona, de esa Lucía defensora de los autores españoles- me daba miedo no ser capaz de creerme una historia futurista cuyo protagonista se llamase Pablo. Entiéndeme, yo Pablos conozco unos cuantos... pero ¿lo castizo y lo futurista? ¿Final Fantasy y Don Quijote?
Sin tapujos: ¿Podía una firma española causarme la misma sensación que una americana?
Tenía que leer para creer.

Tempus Fugit, de Javier Ruescas (en el argot editorial: allí dónde haya una buena presentación, estará él)


SINOPSIS:
El mundo tal y como lo conocemos ya no existe. Una temible Plaga ha dejado en coma a numerosos adolescentes y la empresa Tempus Fugit se alza como la gran salvadora gracias a sus cabinas de teleporte. En esta situación las vidas de tres jóvenes se cruzarán sin motivo aparente, pero con un destino común.

Un muchacho de otra época que sólo desea regresar a su mundo, una joven sin pasado y un ladrón de futuros intentarán comprender quiénes son y cuál es su misión antes de que el amor los arrastre y su tiempo se agote.

PUNTOS FUERTES:
- La ambientación. Impacta por su originalidad y su buena elaboración. No hay detalles que chirríen, sino que es pura coherencia y novedad. Ruescas nos da un montón de elementos futuristas sin asfixiarnos con descripciones, pero dando información suficiente para que pudiesemos caminar por Nuevomundo como citizens de pleno derecho.
- El ritmo. A primera vista la novela parece más corta de lo que es, pero una vez estás leyendo te das cuenta de que pasan un montón de cosas. Hay acción, un poco de huida, un poco de amor, un poco de corrupción empresarial. El ritmo ágil lo convierte en un libro que se lee rápido y cumple con su función.
- Las reflexiones (el leitmotiv, la gusa tras el argumento, el corazón de la manzana...). Me llegaron más las del principio que las del final, pero en cualquier caso le dan un trasfondo serio y comprometido a la historia. Un matiz que igual el lector más juvenil no capta, pero que los adultos -que triste que ya soy adulta- ven a la legua y les hace asentir conmovidos. A dónde vamos, de dónde venimos y qué cojones estamos haciendo con el mundo son incógnitas que reberveran en el lector.
- Las citas al principio de cada capítulo. Porque si por mí fuese crearía una novela sólo a base de citas célebres que me encantan. Y ver que Ruescas ha reunido todas aquellas referentes al tiempo, ponía una curiosa guindulla inicial (o en mi caso final, ya que no podía evitar leer la siguiente antes de parar para descansar) a cada capítulo.

PUNTOS INTERMEDIOS:
- El argumento. Porque es sencillo, y tal vez yo lo esperaba más complicado. Pocos son los giros que hay en la trama, o las situaciones que ponen al límite al lector... pero lo cierto es que está bien construído, hilado y atado. Así que esta es una puntilla sin demasiado fundamento, ya que probablemente cualquier lector vea el argumento perfecto como es.
- El final, porque aunque la "batalla" estuvo a la altura de las expectativas, me dio rabia que dos de los protagonistas estuviesen "fuera de juego" durante la misma.

PUNTOS DÉBILES:
- Las relaciones entre algunos personajes, por ejemplo los protagonistas. No llegué al punto de no creerme que se gustasen, pero no he podido esquivar la sensación de "como el autor dice que se han enamorado, pues ya están enamorados". No sé qué le falta exactamente, la verdad, pero me ha parecido que funcionaban mejor separados y como amigos, que juntos como pareja intertemporal.
- Los malos. No eran tan malos como deberían. Me los imaginaba similares a la versión maligna de Amancio Ortega con demasiado colesterol en el organismo. Me los imaginaba fumando puros y riéndose de los listos y ambiciosos que son... pero malos, malos, no.
- Y esto me recuerda... a una pequeña ambiguedad en el carácter de Kleid, pues no me lo imaginaba cruel -eficaz sí, pero no cruel- y cuando se pone a amenazar a X con pegarle un tiro en la cara me quede un poco flipando.

CONCLUSIÓN:
Es una buena novela que cumple con las expectativas. No es perfecta, porque creo que hay detalles menos trabajados -a favor de otros en los que el autor se ha centrado más-, pero entretiene. Ha resultado ser una novela castellana capaz de hacer frente a cualquiera americana, por lo que los verdaderos amantes de la literatura juvenil deberían leerlo.
Lo mejor, sin duda, es que me la he creído. Desde que apareció el nombre de Tempus Fugit en la trigésima página me quedé impactada (¡qué diablos, hasta me lo puse en el estado de blackberry unos días!).
El lazo del regalo lo pone que es satisfactoriamente autoconclusiva.

6 comentarios:

Anabel Botella dijo...

A mí me gustó la novela. Me pareció original y fresca.

^v^ ۩[†] Nadja [†] ۩ ^v^ dijo...

Me encantan que los libros tengan citas curiosas e interesantes y todas aquellas relacionadas con el tiempo me encantan. Hay que decir que tiene una portada muy bonita. A ver si me animo algún día con él. Gracias por tu opinión :)

Bisous (^_^)

Shorby dijo...

Me has convencido, me la apunto!!

Besotes

Javier Ruescas dijo...

Menuda reseña. Muchísimas gracias por tus comentarios. tendré en cuenta para el futuro los puntos más flojos de la historia :-)!

Saludos,
Javier

sil dijo...

Hola. Genial reseña, me has dejado con muchas ganas de leerlo. La portada me atrae mucho, me parece preciosa.
Lo diré, yo también tengo un lado oscuro (hipócrita en mi caso) que teme todo libro que tenga autor español. Aunque sea solo para perdonarme, tengo que leerlo.
Así que a ver que tal ^^
Besos

Samira dijo...

Me gustó basntante esta novela, sobre todo por ciertos temas que trató =)