lunes, 8 de noviembre de 2010

Va de reseñas: Rules of Attraction

La segunda parte de Química Perfecta (aunque novela independiente)
¿Necesita más presentación?

SINOPSIS:

Carlos Fuentes regresó con su madre y su hermano a México a raíz de la gran hecatombe que organizó su hermano. En ese tiempo le ha dado tiempo a ligar, unirse a los Guerreros (una banda callejera) y conocer todos los tipos y formas de ser un auténtico cretino.

Pero ahora debe regresar a los Estados Unidos, concretamente a Colorado, dónde su hermano –como todos sabemos- está estudiando Química.

En su nuevo instituto, también de ricachones, Carlos será el nuevo caramelito que todas las nenas quieren meterse en el bolsillo. Y Carlos… pues no tiene intención de quejarse.

Sin embargo, por una serie de infortunios relacionados con prácticas ilegales, Carlos corre el riesgo de ir a la cárcel, o como mínimo ser extraditado. Alex será el que encuentre una salida para su hermano: Carlos quedará bajo la custodia temporal de los Westford –una familia acomodada y muy… familiar- el resto del año, y de paso acudirá a una academia para jóvenes con problemas.

Sólo hay un impedimento para que todo vaya como la seda: Kiara, la hija de los Westford. Una chica gordita, que tartamudea, viste como si fuese un montañero y despierta en Carlos sentimientos encontrados.

CRÍTICA:

Encaro esta reseña con un suspiro: bufffff….

Y después de eso, decido que para esta reseña, primero tengo que resaltar lo malo:

- Los personajes no conmueven demasiado al lector. La autora nos quiere pintar a Kiara como “esa chica rara que no es la típica rubia tonta y eso le hace especial. Pero no, Kiara no tiene nada especial. Sinceramente. Y Carlos… bueno, es sexy, pero no tanto como Alex. Además es el triple de imbécil y fanfarrón. Una mezcla un poco rara de personajes.

- El mundo inexistente de bandas aquí es todavía más inexistente, con el plus de que encima se le pretende dar todavía más importancia. Un patético intento de hacer quedar a Carlos de malote cuando lo que es es un capullo, no un gangster.

- La incongruencia de la historia: con respecto a la historia de amor, pues porque la química entre los protas es poco intensa, pero además no tienen nada de nada en común, lo que hace que resulte raro entender el por qué se pasan el día pensando el uno en el otro. Si a eso le sumamos el “factor” que precipita la llegada de Carlos a casa de los Westford, y en general el hilo argumental, se nos queda una historia un poco descolgada.

- Final surrealista, pero surrealista de verdad. Precipitado, sin sentido e imposible de creer, entender o disfrutar.

- Epílogo no tan nefasto como en Química Perfecta, pero del estilo.

Vale, ya vais adivinando qué me ha parecido la novela ¿no? Bueno, os recordaré de todas formas las cosas buenas:

- Las escenas románticas. Creo que algo que defenderé siempre es el gran talento de Simone para narrar las escenas entre adolescentes. Su maestría para navegar entre lo bonito, lo sexy y lo realista, me sigue alucinando.

- Y Kiara, bueno, he de decir que como “heroína” (no como ligue de Carlos), no está tan mal. Quiero decir, representa unos valores importantes. Es una pardilla, así de claro, que lucha por lo que quiere y por integrarse sin renunciar a ser cómo es.

Al margen de algunas escenas graciosas y buenos diálogos, el mejor personaje es Tuck, una buena adhesión: el amigo gay de Kiara, el único capaz de hacer que el chulo de Carlos se ponga un uniforme rosa y juegue al frisbee.

En definitiva: una vano intento de mantener el nivel de su predecesora, apoyandose en los mismo tópicos. No sé si lo van a traer a España, pero espero que no lo hagan, porque no supera –ni iguala- a Química Perfecta. Me ha dado mucha mucha pena, pero es que la historia de Alex y Brittany le da mil vueltas a la de Carlos y Kiara, y además se cometen los mismos errores que en su precuela.

No chicos, no la recomiendo.

Si le teníais ganas, mejor leeos otra vez Química Perfecta.

10 comentarios:

Olga Lunera dijo...

Qué mal, con el buen sabor de boca que me dejó Química perfecta, me esperaba mucho más de este libro.
En fin, te haré caso que siempre aciertas.
Bss

Lucía R. Gayo dijo...

ya, jo, una pena :(
a mi tb me encanto QP, pero es que cuando he cerrado este, te juro que no he sabido por donde cogerlo...
habia cosas que no tenian ni pies nic abeza, y ya tienes que tener un listón muy muy bajo para pasarlas por alto!

Anabel Botella dijo...

Había leído tantas buenas reseñas de Química perfecta que pensé que esta era un poco por el estilo. Igual me olvido.

Leyna dijo...

Yo lo tengo ganas porque Química Perfecta me encantó, y como soy cabezota hasta que no lo lea no me voy a quedar a gusto xD

¡Un abrazo! =)

Lucía R. Gayo dijo...

Anabel, yo tb pensaba que sería del estilo (de hecho me lo compre pensando que aunque fuese igualito, compensaba) pero ya ves que no...

y Leyna, si te lo lees comentame! yo encantada de saber si ha sido solo una impresion mia!!

Verónica dijo...

Hola! Acabo de conocer tu blog, y me encanta!! Soy nueva seguidora, jiji! =)
Si quiers nos afiliamos mutuamente, ya me dices.

Un besote!!

Arsénico dijo...

^^U, pues vaya!! A mí el primero me encantó!! Pero igualmente sé que aunque nadie lo recomiende querré leerlo (me pasa lo mismo con Rastro! XD), así que ya te contaré cuando lo haga!

Un besote!! ^_^

Arizu Ynewi dijo...

Bueno, no me esperaba una maravilla de este libro aunque sí que esperaba fuera mejor que el anterior, que a mi no me gustó especialmente. Sabiendo esto, puedo descartar este libro totalmente.

Verónica dijo...

Ya estás tu también en mi blog afiliada. =)
Un besazo enorme guapísima y a seguir con el blog como hasta ahora, que lo tienes genial!! ^^

hada fitipaldi dijo...

Vaya, pues si que me he quedado chafada. No me va a gustar seguro, gracias por obviarme la desilusión. de todas formas no me suelen gustar las continuaciones sin los protagonistas de las primeras partes (excepto "Fuego" que me gusta más que "Graceling"). Besos!!