miércoles, 6 de octubre de 2010

Va de reseñas: Willow

Esta novela no es una novedad, y por eso no me extenderé demasiado, pero quería hacer la reseña porque a pesar de mi grave alergia a las novelas realistas, ésta es extraordinaria.

Realismo crudo con un gran mensaje que transmitir.

WILLOW, de Julia Hoban

Sinopsis:

Willow es una chica desequilibrada emocionalmente por un buen motivo: meses atrás sufrió un accidente en el que sus dos padres murieron.

Ah, y ella era la conductora.

Ahora Willow va a un nuevo instituto, vive con su hermano y su familia, y la única manera que tiene de sobrevivir al día a día es cortarse.

Los brazos, el abdomen, con cuchillas, con cutters, heridas profundas, heridas superficiales, vendas, gasas y sangre. Mucha sangre.

No es de extrañar que este panorama la impida superar la muerte de sus padres. Pero la tristeza que Willow siente no es nada comparada con la culpabilidad, y sólo la llegada de alguien con las suficientes agallas para conocer y acompañar a Willow en el secreto de sus heridas podrá cambiar esta situación.

Crítica:

Lo primero y obvio que quiero decir es que Willow me ha encantado. Es triste –el principal motivo porque el que suelo odiar las novelas realistas-, pero no de un modo sensacionalista.

Los cortes de Willow que presenciamos no parecen falsos, sino íntimos y crueles. Llegas a identificarte mucho con la protagonista, aunque no hayas pasado por una situación tan terrible, y la acompañas en cada paso hacia su recuperación.

El estilo es un tanto inquietante –lo narra todo la protagonista- pero ése es uno de sus principales atractivos y la vía gracias a la cual el lector “comprende” a Willow.

La historia de amor –su verdadero “rehab”- es clave en la novela, pero progresa lentamente y con mucha verosimilitud. El protagonista, Guy, es enternecedor sin perder su toque masculino.

La atmósfera en torno a la vida de la protagonista –su hermano, su cuñada, su sobrina, sus compañeras de clases- también está muy bien narrada, con muchos matices que nos hacen comprender lo compleja que es la historia.

Quiero destacar que la evolución del personaje de Willow (lo que sustenta el argumento de la novela) es magnífica. Julia Hoban ha jugado con un trauma de enormes proporciones sin intentar arrancar la lástima del lector.

No sé si entendéis a que me refiero, pero si hay algo que odio/me avergüenza leer en una novela es cuando sucede algún hecho terrible, que se narra de la manera más emotiva pero a la vez superficial, como si el autor intentase decir “¿veis que triste? ¿A qué esto es un dramón?”

Pero bueno, autor anónimo, ¿crees que eso es escribir bien?¿Qué con esos dramas me transmites mejor la historia? Error.

No soy nada fan de las telenovelas y, afortunadamente, Julia Hoban tampoco.

Una novela realista totalmente imprescindible si buscáis una historia perturbadora, conmovedora y con un final emocionalmente arrollador.

5 comentarios:

Sophie dijo...

hace mil qe qiero leer este libro! :)

besito!

Anabel Botella dijo...

A mí me encantó esta novela. Es muy buena.

Leyna dijo...

Leí este libro el verano pasado y me gustó mucho ^^

Una historia diferente y fresca =)

¡Besotes! ;P

barnsdale11 dijo...

Nunca me lo había planteado, pero presentar a Guy como un rehab con patas es la mejor explicación que había encontrado jamás O.o

Y sí: no hace falta que el autor llore innecesariamente para hacernos llorar a los demás.

Lucía R. Gayo dijo...

gracias a todas por pasaros ^^