lunes, 9 de agosto de 2010

Va de reseñas: Street Pharm

Otra inversión satisfactoria en Book depository me trajo este libro.
Apenas seis euros invertidos y unas cuantas horas en el intenso mundo de Tyrone Johnson convierten ésta en una increíble obra que, por desgracia, sólo es conocida en el extranjero. Yo os doy el aviso: esta autora acabará dando que hablar también aquí, al otro lado del charco.
Bienvenidos a una historia juvenil no apta para oidos juveniles.

STREET PHARM, DE Allison Van Diepen


SINOPSIS:
Tyrone es un adolescente que hace todas esas cosas que no deberían hacer los adolescentes. Entre ellas encontramos el traficar con drogas, el no acudir al instituto y el creer que mantener el ilegal negocio de su padre mientras éste está en la cárcel, es lo mejor que le puede dar la vida.
Pero un buen día, Ty descubre que tiene un competidor en el barrio. Y cuando se de cuenta de que no es sólo su territorio lo que peligra, sino también su propia vida, este joven afroamericano tendrá que elegir la estrategia a seguir en el peligroso mundo de las calles de Brooklyn.

CRITICA:
¿Conocéis la película Mentes Peligrosas? Pues Street Pharm sería la historia de cualquiera de los alumnos que en ella aparecen.
Ambientada en Brooklyn, Nueva York, la novela nos acerca a la vida de un barrio de clase humilde, donde las bandas callejeras campan a sus anchas y los traficantes tienen sus negocios bien asentados.
Ty es un “hombre” que se ha hecho a sí mismo, como bien nos deja claro él mismo, y está totalmente orgulloso de quién es. Continuar con el negocio familiar de la droga mientras su padre está entre rejas le permite ganar dinero –dinero que gasta con discreción, porque no es tonto-, respeto –muy importante si vives en un barrio como el suyo-, y reconocimiento.
De esta manera, narrado desde los ojos de Ty en primera persona, Van Diepen nos muestra a la perfección un ambiente, mezcla de peligro y fama, en el que pocas novelas juveniles se atreven a penetrar.
Con respecto a la trama, todo son halagos. Aunque parece que la historia es tranquila al principio, luego todo se mezcla, se complica, se bate y explota. Hay acción, romance y suspense. La novela nos construye un argumento que va adquiriendo dimensiones cada vez más catastróficas para luego dejar paso a una moraleja, una enseñanza final que es lo que en última instancia importa en la vida de Ty.
El estilo es inmejorable. Los diálogos son perfectamente creíbles y aunque todo lo narra un chico afroamericano de barrio que trafica con drogas, el lenguaje no pierde clase y profundidad.
El amor tampoco falta, en absoluto. Aunque no podría calificarlo de JR puro, los pequeños cambios que se producen en la vida de Ty tienen como piedra angular, a una chica. Y ya se sabe que las relaciones con chicos malos nunca suelen ser fáciles...

Si no tenéis problemas con el inglés, es muy muy recomendable. No es un tomo grueso y la historia es muy dinámica, con capítulos muy cortos y concisos. La historia no se parece en nada a lo que yo haya leído antes, lo cual me hace reflexionar en el por qué las editoriales no se arriesgan con temáticas novedosas en lugar de seguir la misma línea que se impone en cada temporada.
Street Pharm lo tiene todo y más. Son pocas las cosas que echareis en falta al leer esta magnifica novela que se lleva un 9 alto sin dudar.

1 comentario:

Sophie dijo...

me gusta, ojala pueda llegar a leerlo (:

por lo pronto, BIENVENIDA! :)